marina-fernanda-aragunde-desaparecida-buenos-aires-argentina

El miércoles 1° de febrero de 1995, Marina Fernanda Aragunde, de apenas 4 años, se encontraba jugando en el patio de su casa ubicada en Marcos Paz (provincia de Buenos Aires), mientras su madre estaba cocinando. En algún momento, esta última salió a buscar a la niña al patio y se dio cuenta que ya no estaba. Desde entonces no ha parado de buscarla.

¿Quién es Marina Fernanda?

marina-fernanda-aragunde-desaparecida-buenos-aires

Marina Fernanda Aragunde nació el 4 de enero de 1994 en el hospital Vélez Sarsfield, ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es hija de Marina Beatriz Aragunde y Fernando Esquivel. Su familia le dice “Culi” de cariño.

Su madre la describe como una niña muy despierta, con muy buena memoria, que sabía su nombre completo, su edad y el camino hasta su casa. Un camino a casa que hasta el día de hoy su familia espera que recorra de vuelta.

El día de su desaparición

La mañana de su desaparición, Marina Fernanda Aragunde se encontraba en el patio trasero de su casa jugando en una hamaca mientras su madre estaba dentro cocinando. A eso de las doce y media del mediodía, fue a buscarla allí pero la menor no estaba más.

Según recoge un diario de la época, Marina Beatriz salió a la calle a buscarla y un vecino le dijo que la vio en la puerta de una capilla ubicada en la esquina de la casa, en el cruce entre las calles Salta y Tierra del Fuego.

Capilla donde fue vista Marina Fernanda Aragunde por última vez, según un vecino.

 Realizada la denuncia, la causa fue caratulada como “desaparición” y dieron inicio las investigaciones.

Desarrollo del caso

Según informaba Telefe en su momento, cinco días después de la desaparición de Marina Fernanda, hubo un despliegue de diversas fuerzas de seguridad abocadas a buscarla en una zona que abarcaba 35 manzanas del último lugar donde fue vista en la localidad de Marcos Paz.

Asimismo, fueron mostrados al público los identikits de dos personas de interés en el caso, que corresponderían a dos hombres que fueron vistos en las inmediaciones del hogar de la infante. No obstante, no hubo resultados positivos.

Entre los vecinos corrían rumores sobre la implicación de la familia en la desaparición de la pequeña, las cuales se vieron acrecentadas cuando, en septiembre de 1995, tanto el padre como el abuelo de Marina Fernanda fueron detenidos bajo la acusación de integrar una banda dedicada a asaltar comercios y traficar estupefacientes. Se dijo entonces que su desaparición estaba ligada a una “deuda entre narcotraficantes”, aunque nada pudo confirmarse.

Dos meses después de la desaparición, fueron hallados unos restos óseos que tenían tanto cabellos como ropa que corresponderían a Marina Fernanda; no obstante, tras realizar un análisis de ADN, se determinó que tales restos no pertenecían a ella.

¿A quién pertenecían entonces estos restos y por qué tenían la ropa de Marina Fernanda? Aunque no hay una respuesta concreta, la desaparición de otro niño unos meses después mostraría un patrón siniestro en ambas abducciones.

Pistas de interés

Similitudes entre los casos de Marina Fernanda Aragunde y Duilio Nahuel Fernández

Duilio Nahuel Fernández era un niño de apenas tres años que desapareció a plena luz del día en el dique La Aguadita, a orillas del río Salí, en la provincia de Tucumán, el 1° de enero de 1996, luego de ser visto por última vez comprando helados a un vendedor ambulante.

Tres meses después, en las inmediaciones de la zona (que previamente había sido rastrillada) fueron hallados restos óseos y el pantalón de baño que tenía Duilio cuando desapareció. Aunque las autoridades insistieron con que se trataba de los restos del niño, su familia comprobó mediante prueba de ADN que esto no era así.

Otra coincidencia entre los casos de ambos menores sería el identikit del heladero, el cual guarda semejanza con el elaborado a uno de los hombres avistado en Marcos Paz cuando Marina Fernanda desapareció.

A pesar de estas macabras similitudes y con la firme sospecha de la existencia de una red de tráfico de niños operando en el país, ninguna pista que conduzca al paradero de alguno de los chicos ha sido hallada hasta el momento.

Progresión de edad realizada a la imagen de Marina Fernanda

A la imagen de Marina Fernanda Aragunde se le han realizado al menos dos progresiones de edad durante los últimos años, una para mostrar sus facciones a los 18 años y la otra a los 30.

La primera imagen es la que se incluye en el póster de búsqueda publicado en Missing Children, mientras que la segunda es el identikit compartido más recientemente por su madre, el cual fue elaborado por la profesional oriunda de Colombia, Astrid Camila Arevalo Romero, quien trabajó también en las imágenes actualizadas de Sofía Herrera (desaparecida en 2008).

Una mentira perversa

En el año 2019, medios nacionales e internacionales se hicieron eco de una noticia esperanzadora: una mujer de Rosario afirmaba ser Marina Fernanda Aragunde.

En junio de ese año, una joven de 29 años llamada Valeria Ziggiotto se puso en contacto con Marina Beatriz Aragunde luego de que esta publicara la búsqueda de su hija a través de Facebook.

La joven contaba que había sido secuestrada y vendida por una mujer que había sido pareja de su abuelo paterno. También afirmó que una identidad falsa había sido comprada en la oficina de Migraciones de Mar del Plata y que la familia con la que había crecido, se mudaba constantemente. Existe incluso una denuncia penal realizada por Ziggiotto en contra de sus padres o “apropiadores” por tratarse de un caso de adopción ilegal.

Si bien estaba esperanzada por el reencuentro con quien sería su hija perdida, Marina Beatriz permaneció más bien en las sombras. ¿La razón? La prueba de ADN realizada en el Instituto de Fertilidad Asistida “Dr. Julio Colabianchi” había arrojado un resultado negativo.

Resultados de ADN negativos. Créditos: Infobae

Ante esto, Ziggiotto afirmaba que alguien había pagado una enorme suma de dinero para alterar tal resultado. Una segunda prueba de ADN, esta vez realizada en secreto en Houston, confirmó contundentemente la incompatibilidad de parentesco entre ambas mujeres.

Ziggiotto le dijo entonces a Marina Beatriz que había tenido cáncer cuatro años atrás y “que le habían hecho tantas transfusiones que su sangre podría estar alterada por los medicamentos”. A pesar de tan rocambolesco relato, Marina Beatriz quería creer en la historia que Valeria Ziggiotto le contaba.

Marina Beatriz Aragunde y Valeria Ziggiotto, antes de saber la verdad

“Quedé anonadada por las cosas que me contaba y por los detalles que me daba. Todos los recuerdos de su infancia eran coincidentes con los de mi hija. Hasta me mostró fotos de una de sus hijas, que es igual a Marina”.

Marina Beatriz a Infobae.

La noticia corrió como pólvora y todos celebraban que la niña perdida había vuelto a casa. Todos estaban felices menos Marina Beatriz. Debido a esta situación tan caótica, empezó a padecer de hipertensión y ataques de pánico.

Un año y medio tuvo que pasar para que saliera a la luz la verdad. “Tardé tanto en hacerlo público porque ella me seguía escribiendo por WhatsApp, mandando videos y cartas”, indica Marina Beatriz.

En cuanto a las motivaciones de Valeria Ziggiotto para hacerse pasar por su hija desaparecida, Marina Beatriz cree que “hay personas que le dicen cómo actuar y qué decir. Calculo que le habrán dado plata para hacerse pasar por mi hija. Acá hay algo más”.

No obstante, la respuesta detrás del comportamiento de la joven parece más simple para algunos: Llamar la atención. Esto porque apenas un mes después de que Marina Beatriz Aragunde rompiera el silencio y contara toda la verdad sobre su nefasta vivencia con su supuesta hija, un medio rosarino se hacía eco del calvario que una mujer estaba viviendo con su expareja, a quien ya había denunciado 39 veces sin obtener respuesta. Esta mujer no era otra que Valeria Ziggiotto.

En redes sociales se difundieron vídeos de la joven solicitando ayuda económica para irse a otra provincia con sus hijos ya que su exmarido, quien había sido miembro de la Policía Comunitaria de Escobar, la golpeaba y en marzo de 2020 le gatilló un arma en la cabeza.

Si bien es plausible que Ziggiotto pueda estar padeciendo violencia de género, todo parecería indicar que se trata de una más de sus elucubraciones para llamar la atención de los medios y/o obtener algún beneficio económico.

Para Marina Beatriz Aragunde, “lo más importante es saber cómo Valeria tiene los recuerdos de mi hija, cosas puntuales que no están en ningún lado publicadas, […] la justicia la citó este año y no se presentó y yo necesito saber que es lo que ella sabe de mi verdadera hija”.

El caso de Marina Fernanda actualmente

Affiche-búsqueda-marina-fernanda-aragunde
Afiche de búsqueda de Marina Fernanda Aragunde compartido en redes sociales

La búsqueda de Marina Fernanda Aragunde sigue activa en el sitio web Missing Children y por cuenta propia de su madre a través de las redes sociales.

Ningún organismo de seguridad la busca y ninguna pista certera ha sido recibida desde hace años. Se trata de otro caso más en el que la justicia no llega. Otro caso en el que la búsqueda activa depende de una madre que día a día reúne fuerzas para buscar a su hija perdida valiéndose de los medios que tiene a la mano.

“Una mamá que pasa por esto no vive, por más que rehíce mi vida, yo estoy incompleta”, indica con tristeza Marina Beatriz Aragunde. “La voy a buscar hasta el último día de mi vida”, agrega finalmente en una entrevista realizada por TN.

Atesora el último vestido que usó su hija, el cual se lo regaló su abuela para su cumpleaños número 4. También guarda el oso de peluche favorito de Marina Fernanda, al que llamaba Duffy. Estas y más imágenes son compartidas por Marina Beatriz en redes sociales con la esperanza de que su hija, la verdadera Marina Fernanda, llegue a verlas y las reconozca. Mientras tanto, el tiempo sigue pasando indefectiblemente.

¿Tienes información sobre Marina Fernanda Aragunde?

Si tienes algún dato o información de interés sobre el caso de Marina Fernanda Aragunde, comunícate con Missing Children Argentina llamando al teléfono 0800 333 5500, con la página de Facebook Buscamos a Marina Fernanda Aragunde o al teléfono +5491123462806.

Fuentes consultadas:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.