Mujeres desaparecidas

Anahí Tomasella – Desaparecida en un hospital psiquiátrico

anahi-tomasella-desaparecida-argentina

Todo empieza en el verano de 2006 en Argentina. La familia Tomasella Olivo ya atravesaba una situación difícil con una de sus miembros internada en un hospital psiquiátrico a varios kilómetros de casa; pero nadie podría prever que las cosas empeorarían el 28 de enero de ese año, cuando les informaron que precisamente esa miembro, a quien intentaban cuidar y contener, estaba perdida: Esta es la historia de Anahí Tomasella, la joven que desapareció en un hospital psiquiátrico.

Quién es Anahí

Anahí Tomasella Olivo nació en el año 1980 (no es pública la fecha exacta). Mide 1,80 metros, es de tez blanca, contextura delgada y cabello y ojos negros

Se sabe que estudió en la «Escuela Normal Superior «Dr. Hipolito Ernesto Baibiene» y se la recuerda como «una alumna muy alegre, respetuosa e inteligente».

Es hija de Ana Olivo y Sergio Tomasella, y tiene tres hermanos: Alicia, Sergio y Emiliano.

Sus padres son personas conocidas en Corrientes pues padecieron persecución política durante la dictadura militar argentina por ser parte de las Ligas Agrarias (un movimiento de campesinos y productores rurales) durante la década de los 70.

Debido a esta persecución, que acarreó tortura y cárcel para Sergio y Ana, la pareja se exilió en México, país en el que residirían hasta la vuelta de la democracia en Argentina.

En este contexto nace Anahí: con sus padres en el exilio, con el estrés y el miedo causados por las persecuciones, con familiares y amigos desaparecidos en dictadura, la tortura padecida y la incertidumbre de no saber cuándo podrían regresar a Argentina. 

Anahí Tomasella. Foto extraída de Facebook.

Es por ello que algunas personas cercanas piensan que estos terribles acontecimientos fueron quizá el detonante silencioso de su cuadro de esquizofrenia, lo que llevó a que fuese internada en el Hospital Psiquiátrico San Francisco de Asís ubicado en la capital correntina.

El día de su desaparición

Anahí se encontraba internada en el citado hospital psiquiátrico y recibía tratamiento para mejorar su diagnóstico de esquizofrenia. Allí en el nosocomio se encontraba acompañada por su madre, quien se repartía como mejor podía entre cuidarla a ella y a sus otros hijos que estaban en su casa en Lavalle, a unos 200 kilómetros del hospital.

Ese fin de semana justamente, Ana Olivo viajó de Corrientes Capital a Lavalle, dejando a Anahí al cuidado del personal hospitalario, con la tranquilidad de que iban a tratarla como correspondía. Nada podía estar más lejos de la realidad.

Se sabe, según lo declarado por los directivos del hospital, que Anahí se habría fugado el sábado 28 de enero de 2006 a eso de las 8:30 p. m., pero que «solo pudieron avisar» a sus familiares tres días después de lo ocurrido.

«Viajé a Corrientes el martes a la madrugada y desde ese momento estoy acá tratando de localizar a mi hija. Hago un llamado con el dolor de madre que siento, a la gente de Corrientes, a que me ayude a encontrarla. También a la gente que anda por las rutas, en camiones o vehículos, si es que la ven o la vieron, que nos ayuden».

Declaración de Ana Olivo en febrero de ese 2006.

Desarrollo del caso

Según lo publicado en noticias de la época, la denuncia de desaparición es realizada por un hombre de 53 años de apellido Olivo ante la Comisaría Sexta de la Policía de Corrientes, quienes se abocaron a difundir información sobre su búsqueda para tratar de localizarla.

Se publicaron solicitudes de paradero y se empezaron a recibir algunas pistas sobre la ubicación de Anahí. «Hemos tenido información de gente que la ha visto en Corrientes por la zona del centro y eso nos da una esperanza. La foto de ella está pegada por toda la ciudad, en las parroquias, estaciones de servicios, policía caminera», indicaba Olivo.

Ana Olivo en búsqueda de su hija. Créditos: Diario El Litoral.

Paralelamente, Olivo también radicó una denuncia contra los funcionarios encargados del hospital por ‘abandono de persona’ ante el Juzgado de Instrucción Nº 2  de la provincia, los cuales fueron apartados del cargo en mayo de 2006 debido a un incendio que devino en la muerte de un paciente internado.

La familia también recibió pistas provenientes de otras provincias argentinas. “En varias oportunidades me dijeron que la vieron en Chaco, inclusive en Santa Fe, pero cuando fuimos a constatar resultó no ser mi hija”.

Teorías sobre su desaparición

1. Anahí no salió viva del hospital

Debido al pésimo funcionamiento de la institución hospitalaria, la familia Tomasella Olivo sospecha sobre la veracidad de la versión ofrecida por dichos funcionarios con respecto a la desaparición de Anahí.

Hospital Psiquiátrico San Francisco de Asís. Créditos: Diario El Litoral.

«Llama la atención que transcurrió tanto tiempo y no se sabe nada respecto a mi hija, es extraño», resaltaba Ana Olivo en septiembre de 2006.

Asimismo, la Red Provincial de Derechos Humanos, organismo que acompañaba la búsqueda de Anahí, exponía las mismas preocupaciones: «¿Cómo es posible que una paciente pueda desaparecer del lugar donde se supone debieran asegurarse todas las condiciones para asegurar su contención, recuperación y seguridad?».

Es por todas estas sospechas que se ha llegado a creer que Anahí no se fugó del hospital sino que no habría salido viva de allí y el hecho fue encubierto por los directivos y trabajadores del recinto.

No sería la primera vez que algo así sucede en una institución de salud mental. De hecho, se conocen al menos dos antecedentes de personas desaparecidas en esta circunstancia:

  1. En el año 1985, en la colonia neurosiquiátrica Montes de Oca, desapareció la doctora Cecilia Giubileo, luego de cubrir su turno nocturno y haberse retirado a su habitación a descansar. No se tienen noticias de su paradero a la fecha.
  1. Del otro lado del mundo, se conoce el caso de Gloria Martínez, de 17 años, quien el 29 de octubre de 1992 se habría fugado de una clínica en Alicante (España)  a la que había sido internada ese mismo día para que fuera tratada por un trastorno de ansiedad que padecía. Lo sospechoso es que Gloria tuvo una fuga de película: se habría escapado a través de la ventana del baño, saltando luego una pared de dos metros para desaparecer en la oscuridad de la noche; todo ello bajo los efectos de sedantes, descalza y sin los lentes que tenía que usar todo el tiempo pues era miope.

En todos estos casos, al no haberse podido hallar un cuerpo ni signos de lucha o violencia que apunten a un asesinato, es improbable que la Justicia siga en algún momento esta línea de investigación.

2. Anahí escapó y se oculta de su familia

No se sabe con certeza si Anahí Tomasella estaba internada en el hospital psiquiátrico por voluntad propia, o al menos, con su consentimiento. Es por ello que para muchas personas es viable pensar que, de haberse fugado, haya hecho y siga haciendo todo lo posible para evitar ser hallada.

No obstante, se sabe que Anahí tiene algunas características físicas que no pasarían desapercibidas: aunque mide 1,80 metros, su madre indica que camina algo agachada. También tiene cicatrices visibles en su cuello debido a una traqueotomía y los dientes manchados pues es fumadora compulsiva. Puede que además sea incoherente al hablar.

Por estas razones, se hace difícil creer que la joven halla podido ocultarse tan bien en su momento y no ser notada por ninguna persona, sobre todo teniendo en cuenta que su búsqueda estuvo activa desde febrero de 2006.

Paralización del caso

Sin pistas ni sospechosos, el caso de Anahí Tomasella no tardó en llegar a un callejón sin salida.

En el año 2010, su padre, Sergio Tomasella, falleció sin saber a ciencia cierta qué le sucedió a Anahí. Ya llevaba encima la desaparición de familiares y amigos durante la dictadura militar, pero se dice que la que no soportó fue la de su propia hija.

En abril de 2014, Ana Olivo publica el libro «Anita desde las Ligas Agrarias. Tierra, trabajo y dignidad», en el que relata en primera persona sus vivencias en la década de 1970 como fundadora de este movimiento campesino. Aprovecha este relato para recordar la desaparición de su hija y denunciar las condiciones en las que son atendidos los pacientes psiquiátricos en el país.

Durante diciembre de 2018 y febrero 2019, fueron publicadas diversas citaciones en el boletín oficial de Corrientes dirigidas a Tomasella Olivo para que comparezca por motivo de «Ausencia con presunción de fallecimiento».

El caso de Anahí Tomasella actualmente

Hace muchos años que las autoridades correntinas dejaron de buscar activamente a Anahí. De su paradero nada se sabe desde ese sábado de enero de 2006.

En las redes sociales, no obstante, cada cierto tiempo se comparte información sobre su caso, sin que se obtengan nuevas pistas que conduzcan a su hallazgo.

En este sentido, su hermana Alicia Tomasella publicaba en 2014 en Facebook:

¿Tienes información sobre Anahí Tomasella?

Si tienes algún dato o información de interés sobre el caso de Anahí Tomasella, comunícate con la Policía Argentina a través del 101 o con la ONG Personas Perdidas al teléfono (+54) 11 44508204 o a la dirección de email info@personasperdidas.org.ar. También puedes visitar su ficha de búsqueda y hacer clic en el botón “Sé algo acerca de Anahí Tomasella”.

Fuentes consultadas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.