lucas-pietelski-desaparecido-buenos-aires

Corría el 29 de julio de 2010. Entre las noticias más destacadas resaltaba, por un lado, que la selección sub 20 que se clasificaba al Hexagonal Internacional final con la chance de obtener un boleto para participar en el Mundial de Fútbol Sub 20; y, por otro lado, se anunciaba la que sería la primera boda homosexual en Argentina, ya que al día siguiente entraba en vigencia la Ley de Matrimonio Igualitario, publicada en el Boletín Nacional ocho días antes. 

Era un día especialmente frío en Buenos Aires, con una temperatura media de 12 °C, pero aún así, Lucas Pietelski había ido a trabajar a su maderera sin saber que ese día sería el último que pasaría junto con su familia y amigos.

¿Quién es Lucas?

Lucas Pietelski era un hombre de casi 29 años al momento de su desaparición. Era dueño de la maderera LP, ubicada en Los Polvorines, y estaba casado con Romina Laura Robledo, con quien además tenía una hija de dos años de edad, llamada Caterina. 

La familia vivía en Hurlingham, provincia de Buenos Aires, y gozaba de una posición económica estable. Robledo describe a Lucas como una persona “muy feliz” y que juntos estaban “pasando por un buen momento”.

La única preocupación en la vida de Lucas en ese momento era poder cobrar un dinero que le habría prestado a un amigo pero, con todo, no había nada que a primera vista hiciera sospechar del destino incierto que la vida tendría le preparado .

El día de su desaparición

Ese 29 de julio, Lucas Pietelski fue a trabajar como todos los días a su maderera. Finalizada la jornada de trabajo, se había reunido con su esposa e hija, quien llevaba consigo a su mascota, un caniche toy, para ir a hacer algunas compras.

Posteriormente, a eso de las 8:00 p. m., se despidió de ambas y salió de su casa para ir a reunirse con amigos en el centro de Hurlingham a tomar cervezas y jugar un partido de fútbol. 

La última persona que se sabe que lo vio con vida fue precisamente uno de los amigos con los que estuvo jugando fútbol, quien declaró que Lucas se subió a su auto, un Chevrolet Astra negro último modelo, a eso de la 1:00 a. m. Esta persona incluso comentó que Lucas le dijo en broma que les daría la revancha cuando jugaran al truco.

Se sabe que después de juntarse con sus amigos, iría a encontrarse con otro amigo suyo en un bar para conversar sobre el pago de una deuda de 30.000 pesos argentinos (unos 7.500 dólares estadounidenses para la época). Este amigo le habría intentado estafar con cheques sin fondo, lo cual hacía que Lucas estuviera preocupado y molesto por la situación.

Lo cierto es que en la mañana del 30 de julio a eso de las 7:45 a. m., apareció un Chevrolet Astra negro abandonado, con el motor encendido y las puertas abiertas sobre el puente Zárate-Brazo Largo. Era el auto de Lucas Pietelski. 

Esa misma mañana, las autoridades informaron sobre el hallazgo del vehículo a Romina Laura Robledo ya que este se encontraba a su nombre y, posteriormente, lo llevaron a peritaje.

Romina Laura Robledo. Créditos: Impacto Local

Dentro del auto encontraron una foto de su hija Caterina, algunas monedas y billetes, los cheques que no había podido cobrar, tickets de pago de peajes y las alfombras traseras llenas de barro pero, salvo por esos elementos, no había ni siquiera una huella digital de Lucas, lo que daba a entender que el auto había sido limpiado antes de abandonarlo en el puente.

Su madre, María Magdalena Danani, comentaba sobre esto: “Lo limpiaron todo, ni los rastros de Lucas estaban. Caterina tenía un caniche toy y no se encontraron pelos en el auto”.

María Magdalena Danani y su hijo menor. Créditos: La Auténtica Defensa

Desde el principio, las autoridades catalogaron el caso como suicidio, sin embargo, la familia no estaba de acuerdo con ello ya que Lucas no tenía motivos para acabar con su vida, además, de ser cierta esta hipótesis, se esperaba que su cuerpo saliera a flote dentro de los tres o cuatro días siguientes, algo que nunca pasó.

Desarrollo del caso

A pesar de que las autoridades sospechaban que se trataba de un suicidio, la causa quedó catalogada como “averiguación de paradero” por el Departamento Judicial de Zárate-Campana. En este sentido, se publicó una solicitud de paradero en diversos medios para que las personas que tuvieran alguna información se comunicaran directamente con los investigadores.

Créditos: La Auténtica Defensa

Trascendió además que la mañana del hallazgo del auto, Prefectura Zárate recibía la alerta por un posible ahogamiento en el río Paraná ya que “un grupo de chicos observó al hombre pidiendo auxilio, pero no pudieron determinar si la persona que vieron en esa mañana era Lucas”, según lo publicado por el diario La Auténtica Defensa

De las más de 60 cámaras que supuestamente había instaladas para ese momento en el puente Zárate-Brazo Largo, al parecer solo una funcionaba, por lo que no se pudo determinar qué sucedió realmente al momento en que el auto fue abandonado allí.

Mientras tanto, a Lucas Pietelski se lo buscaba en el agua. Un grupo de buzos tácticos estuvieron sumergiéndose durante 30 días en el río en búsqueda de su cuerpo pero todas las veces regresaron con las manos vacías.

“Nos dijeron que ese cuerpo podía salir a flote en tres o cuatro días, después nos dijeron una semana por el frío, pero no pasó nada”, comentaba su madre.  Sin un cuerpo y sin un motivo factible, para la familia siempre ha sido imposible creer que Lucas se hubiera quitado la vida de esa manera.

Además, el radio handy que Lucas solía llevar en su cinturón siguió emitiendo señal durante algunos días después de su desaparición, lo cual no sería posible si el aparato estuviera sumergido en el río. 

Sumado a esto, se supo también de una llamada recibida por el 911 donde una persona indicaba que  vio “cómo dos personas cargaban a un muchacho cerca del puente que no podía caminar bien”.

Al conocer este dato, la familia de Lucas quiso comunicarse con el fiscal a cargo de la causa, José Martín Zocca, quien lideraba la Unidad Fiscal de Investigación Nº1 del departamento judicial Zárate-Campana. Sin embargo, declararon que dicho fiscal les habría increpado por atreverse a “molestarlo cuando estaba con su familia”.

Algunos días después, se reportó la aparición de un cuerpo flotando en el río Paraná a pocos kilómetros del puente. Se llegó a pensar que podía ser Lucas, pero al realizar una radiografía al cuerpo hallado se pudo observar una prótesis que Lucas no tenía.

Según la familia, nada se hacía por encontrarlo. “Quince días después del hallazgo [del auto] nos pidieron ropa de él para buscarlo con perros. ¡Quince días habían pasado!”, relataba su madre a los medios de comunicación.

Trayecto realizado por el Chevrolet Astra 

Durante la investigación del caso de Lucas, se supo que su vehículo había estado en movimiento durante toda la madrugada del 30 de julio. En el interior del mismo se encontraran los comprobantes de pago de los peajes por lo que habría pasado Lucas (o la persona que estuviera manejando el auto). El trayecto fue:

Trayecto desde el peaje de Ituzaingó hasta el Acceso Oeste
  • Espacio de prácticamente 6 horas en el que no se sabe la ubicación del Astra.
  • 5:52 a. m.: aparece el auto en el Acceso Norte km 33,7, el peaje Acceso Norte Campana.
  • 7:12 a. m.: vuelve a pasar el auto por el mismo peaje.
  • 7:45 a. m.: se alerta de la presencia del auto abandonado en el puente Zárate-Brazo Largo
Trayecto desde el peaje Acceso Norte Campana hasta el puente Zárate-Brazo Largo

*Nota: Se puede dilucidar, siguiendo el rastro brindado por los comprobantes de pago, que durante las 6 horas en las que no se sabe con exactitud la ubicación del vehículo, el mismo pudo haber estado en algún punto de la zona norte del conurbano bonaerense (el partido de Escobar o el partido de Tigre, por ejemplo), haberse devuelto (quizá hacia Los Polvorines o zonas aledañas) y, posteriormente, haber retornado por la misma ruta pero esta vez rumbo a Zárate.

Vale decir también que la persona que manejaba el auto no pudo ser retratada por las cámaras de los peajes ya que se trataba de un vehículo con vidrios polarizados, por lo que fue imposible determinar quién estuvo al volante durante estos trayectos.

Paralización del caso

Con el pasar de los días, el caso se fue enfriando y, lamentablemente, otra desaparición coparía las noticias por esos días: la de Erica Soriano.

Créditos: Crónica

Aún así, el 6 de septiembre de 2010, la familia de Lucas Pietelski organizó una movilización hacia la plaza Plaza John Ravenscroft de Hurlimgham con el fin de pedir justicia. “Si no nos escuchan vamos a marchar junto con la madre de Erica Soriano. A ver si nos dan bolilla”, decía María Magdalena Danani. 

Y aunque esta marcha de ambas familias se llegó a dar, Danani afirmó que desde los medios de comunicación le decían que “la desaparición de un hombre no les servía, no junto a una mujer embarazada desaparecida. El caso de Lucas no les daba rating”.

Créditos: Familias de víctimas

Para más inri, el fax para alertar a las diferentes autoridades del país sobre la desaparición de Lucas no fue enviado sino hasta un año después; lo que es más, él ni siquiera figuraba en las listas de personas desaparecidas de Argentina.

En septiembre 2011, Danani participó en el programa “Otro Tema” de TN junto con otros familiares de desaparecidos, entre los cuales estaban: el padre de Alan Solís, la madre de María Luján Olguín y la madre de Erica Soriano; y relataba que la fiscalía mandaba a investigar a los familiares.

Créditos: TN

Con la causa de Lucas prácticamente encajonada, a la familia no le quedó más remedio que investigar por su cuenta, y es en esta búsqueda de respuestas que llegaron las pistas e hipótesis más importantes de su caso.

Pistas de interés

Durante la investigación realizada por la familia de Lucas Pietelski, descubrieron algunos datos de interés que podrían dar luz sobre su paradero. Estos datos fueron:

1. Su vínculo con una trabajadora sexual de la zona: 

Al parecer, Lucas Pietelski estaba relacionado con una trabajadora sexual de origen dominicano que ejercía dicho oficio en un cabaret próximo a su maderera. Lo resaltante de esta pista es que esta mujer no identificada habría desaparecido también. 

2. Su supuesta amistad con un vendedor de drogas:

A raíz de la investigación en el cabaret, se supo, gracias a personas relacionadas con este lugar, que Lucas tenía una amistad cercana con un hombre que se dedicaba a la venta de drogas y que vivía a la vuelta de la maderera. 

Este hombre fue identificado como D.A. según distintos medios. La hipótesis sería que D.A. habría entregado a Lucas haciéndolo pasar por otra persona que tenía una deuda impaga o incluso que lo habría matado por equivocación.

Estos datos los habrían aportado vecinos de la zona, quienes luego se habrían escondido por temor a posibles represalias por parte de la llamada “mafia de Hurlingham”.

3. Implicación del “hombre de las marquesinas”:

De la investigación realizada sobre los últimos movimientos de Lucas Pietelski la madrugada del 30 de julio de 2010, se supo este se habría cruzado con un hombre llamado David, quien habría pintado las marquesinas de su maderera, y que estuvieron juntos hasta las 12:30 a. m.

No obstante, esta declaración se contradice con el testimonio aportado por uno de sus amigos, quien había afirmado que lo vio irse de la cancha donde habían estado jugando futbol a la 1:00 a. m. en su auto.

Además, María Magdalena Danani habría denunciado que recibió llamados anónimos en los que se le indicaba que “el hombre de las marquesinas sabía todo”

4. Relación entre la desaparición de Lucas y el caso Candela Rodríguez:

Candela Sol Rodríguez era una niña de 11 años, residenciada en Hurlingham, que fue secuestrada a pocos metros de su casa el 22 de agosto de 2011, y hallada sin vida el 31 de agosto de ese mismo año, con signos de haber sido asfixiada hasta morir.

Créditos: Diario Uno

Pero, ¿Cómo se llega a relacionar el secuestro y asesinato de Candela Rodríguez con la desaparición de Lucas Pietelski? Por el padre de Candela, Alfredo Rodríguez.

Se supo que para el momento del asesinato de su hija, Rodríguez se encontraba preso por un caso de piratería del asfalto (robos a mano armada que se realizan en carretera a camiones que transportan mercancías). 

Al parecer, los camiones que transportaban la madera del negocio de Lucas habían sido asaltados por Alfredo Rodríguez y su cómplices. También se supo que D.A. estaba relacionado con esta banda de asaltantes, por lo que este sería el nexo definitivo entre ambos casos.

5. Aportes de la ONG Comisión Esperanza

Durante su búsqueda de respuestas, la familia de Lucas se acercó a la ONG Comisión Esperanza, la cual se enfoca en la búsqueda de desaparecidos y localización de parientes biológicos de personas que así lo soliciten. 

Entre los aportes más resaltantes están las declaraciones de la presidenta de dicha organización, María Esther Cohen Rua, quien también descartaba la hipótesis del suicidio.

Cohen comentaba además que “pareciera que el auto había sido usado para algo, como si hubiera estado yendo y viniendo por algo, con o sin Lucas”, y que sería bueno que se investigaran los camiones madereros ya que estos tendrían la fama de “trasladar otras cosas además de maderas”.

Se supo también que esta ONG quiso poner en contacto a María Magdalena Danani con el abogado Marcelo Mazzeo, defensor de la dueña de la casa donde estuvo cautiva Candela Rodríguez, pero que este habría rechazado el encuentro alegando que Danani “era una mujer conflictiva […] por no haber aceptado la hipótesis de suicidio sino seguir investigando y buscando qué pasó”.

6. Más pistas sobre el destino de Lucas

En 2012, trascendió que una persona “vinculada políticamente con Hurlingham” se había acercado a la casa de Danani y le habría contado que a Lucas “lo tuvieron una semana cautivo y que está enterrado en algún lugar de Hurlingham, inclusive cercano a su casa”.

Este dato, que no pudo ser corroborado por las autoridades, y su similitud con el destino de Candela Rodríguez es lo que le termina de dar fuerza a la hipótesis de la implicación de la mafia de Hurlingham en la desaparición de Lucas Pietelski.

Supuesto investigador privado estafa a familias de desaparecidos

Las familias de Erica Soriano y Lucas Pietelski fueron estafadas por un supuesto investigador privado llamado Pablo Iglesias, quien les aseguró que contaba con información sobre ambos desaparecidos.

Desgraciadamente, estas familias pagaron altas sumas de dinero por obtener información que resultó ser falsa. En el caso de la familia de Erica, le llegaron a pagar 9000 pesos argentinos mientras que la familia de Lucas pagaría la suma de 6000 pesos (unos 2570 y 1550 dólares estadounidenses para la época). 

Al parecer, este individuo había sido recomendado por un periodista. Sin embargo, cuando la madre de Erica Soriano contacta nuevamente al citado periodista para agradecerle por haberla llamado y recomendado a Iglesias, este dejó saber que nunca la había llamado. Es allí donde se descubrió la estafa.

El caso de Lucas actualmente

Debido a la falta de pistas sobre el paradero de Lucas Pietelski, su causa no se investiga oficialmente en la actualidad. 

Su madre, María Magdalena Danani, ha participado en diversas marchas y convocatorias a través de los años y hoy en día hace uso de las redes sociales para que el caso de su hijo no se olvide. En el grupo de Facebook “Lucas Pietelski” comparte información sobre Lucas y sobre otros desaparecidos de Argentina. 

¿Tienes información sobre Lucas Pietelski? 

Si tienes algún dato o información de interés sobre el caso de Lucas Pietelski, comunícate con Personas Perdidas al teléfono (011) 4450-8204, a la línea de emergencia 911 o a la dirección de correo electrónico info@personasperdidas.org.ar.

También puedes contactarte directamente con María Magdalena Danani al (011) 6645-8462.

Fuentes consultadas:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.